Es la casa un palomar
y la cama un jazminero.
Las puertas de par en par
y en el fondo el mundo entero...

Miguel Hernández

 

 


 

 

SEMANA SANTA:

Sobresale, sin duda, la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional en el año 1989 y de Interés Turístico Internacional el 20 de septiembre del año 2010. La Semana Santa es anunciada en acto social con el Pregón; esta costumbre parte de 1947 y se celebra el primer viernes de cuaresma. Desde el Domingo de Ramos la procesión matutina de Las Palmas con que se abren los cortejos de esos ocho días, presidida por el obispo con una gran hoja emblanquecida de palmera, las procesiones se suceden. Antes de la procesión nocturna, se inundan las calles con las mantillas de la procesión vespertina de la Mayordomía de los Dolores: mujeres alumbrantes totalmente de negro, con manto y toca (teja o peineta) en sus cabezas. Se pueden contemplar imágenes esculpidas por Salzillo, ricos tronos de plata, estandartes, flores, música y nazarenos.

La procesión más singular es la del Santo Entierro; se celebra el Sábado Santo y en ella desfila uno de los pasos más originales de la imaginería de la Semana Santa: la Diablesa (Bussy, siglo XVII). Esta denominación popular le viene atribuida por aparecer el demonio con desnudas formas femeninas. Tiene prohibido el acceso a las iglesias.

La procesión encamina sus pasos en un pasacalles desde la Universidad de Orihuela, comandada por el Caballero Cubierto (antiguo Caballero Porta-estandarte), persona de sobresalientes méritos, que por una bula papal (se tiene constancia en el siglo XVII), atraviesa la catedral con la cabeza cubierta durante el recorrido de la procesión.

Este personaje elegido anualmente por el Pleno de la Corporación Municipal, recae sobre aquellas personas que han destacado en su ámbito profesional, obra benéfica o que ha hecho algo de lo que Orihuela puede sentirse orgullosa.

El Caballero Cubierto, una de las figuras más importantes y representativas de la Semana Santa oriolana, tiene el privilegio de acceder al interior de la catedral sin descubrirse en la procesión del Santo Entierro de Cristo. El privilegio de ser el único hombre, gracias a una bula papal, que puede entrar con la cabeza cubierta en un templo religioso es la clave de la procesión del Entierro que cada Sábado Santo recorre las principales calles de esta ciudad.

El Caballero Cubierto porta una bandera linguada, bordada en oro en el siglo XX que lleva bordado el lema de la ciudad otorgado por el Rey Pedro IV en el siglo XIV "Semper Prevaluit ensis Vester".

Si algo distingue a la Semana Santa de Orihuela y, por tanto, a su tradición más internacional es la figura del Caballero Cubierto, y con el motivo de la declaración, en abril de 2011, de Interés Turístico Internacional por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo se ha colocado una estatua de bronce que muestra a un caballero ataviado con frac y chistera y que porta el estandarte que le distingue en la procesión del Santo Entierro.

La escultura, obra del cartagenero Pedro Jordán Almarza, un artista de Cartagena (Murcia), es de bronce y mide dos metros, y se ha ubicado en la plaza del Salvador, popularmente conocida como de las cadenas, a escasos metros de la capilla de Loreto de la Catedral de Orihuela, en dicho templo se originó la Semana Santa oriolana.

Entre las singularidades de estos actos de la Semana Santa, podemos destacar los siguientes:

La Convocatoria. Desde 1759 se anuncian los desfiles procesionales con la Convocatoria. Consiste en un "carro" que representa una semblanza del Calvario y dos grandes bocinas gemelas (ahora solo de tres metros) que entonan un característico dúo, en terceras, muy típico y tradicional en Orihuela. Encabeza todas las procesiones excepto las de jueves, viernes y sábado.

La Centuria Romana: Los "Armaos". Se funda en 1891, con una antigua tradición que se remonta al siglo anterior. La Centuria figura en todos los desfiles, escoltando con sus vistosísimos trajes y su música a todas las Cofradías y Hermandades, salvo a las Hermandades del Silencio (jueves) y de la Resurrección (domingo) y a la Convocatoria.

El Canto de la Pasión. Su origen se remonta al siglo XVIII, cuando acompañando a cada paso iban los cantores y músicos de la Catedral, dirigidos por el maestro de capilla. Se canta desde la medianoche por las calles y plazas de la ciudad no sólo durante la Semana Santa sino mucho antes. Se trata de un coro de voces masculinas que entonan a capella graves y agudos tonos de una letra piadosa sobre la pasión y muerte de Jesús. Hoy coexisten dos grupos de voces distintas: los "Cantores de la Pasión" (de Pepe Rodríguez) y la "Primitiva Pasión Federico Rogel" (grupo nacido a instancias de Antonio Vicea)

 

 


 

 

MOROS Y CRISTIANOS:

El 17 de julio se conmemora con gran estruendo, pólvora, desfiles, verbenas y música la fiestas de Moros y Cristianos la lucha durante sus dos hitos históricos: la victoria primera del rey Teodomiro (713) y la liberación cristiana de la ciudad por el Infante Alfonso de Castilla (la reconquista basada en la leyenda de la Armengola, el 17 de julio de 1243).

Se celebra desde que en 1400 declara fiesta esta última efemérides el obispo de Cartagena Fernando de Pedrosa, con variedad de actos civiles y religiosos. La solemne misa y el sermón son las constantes incólumes; han desaparecido los antiguos cantos de vísperas y maitines y los de la procesión civil (desfila en la ciudad la enseña de la misma, El Oriol, que desciende por el balcón del Ayuntamiento, según antiguas normas de protocolo) y los villancicos en el ofertorio. (Actualmente se ha recuperado el "Villancico del moro" siglo XVIII). Ahora bien, de la representación de batallas y desfiles se tiene testimonio desde 1579; abandonada la parte lúdica y teatral con prontitud, habrá que esperar a que en 1974 se cree la Asociación de Fiestas de Moros y Cristianos Santas Justa y Rufina para que los actos tomen el realce de espectáculo y alegría que pronto lo convertirán en fiesta de interés cultural.

Casi 2.000 festeros y otros tantos músicos, con un total aproximado de cinco mil desfilantes, son cifras elocuentes del esplendor y de la participación popular.

 

 

 

 

 

 


 

 

SAN ANTÓN:

Barrio deprimido de antiguos manantiales de aguas mercuriales, únicas en el mundo. Conocidos fueron el balneario de San Antón (de aguas termales) y los baños de la Q.B. Su pequeña iglesia fue hospicio en 1788; recoge la tradicional fiesta de San Antón (17 de enero, en conmemoración del santo anacoreta de Tebaida, San Antonio Abad, 251-356 d. J.C., que tanta tentación resistió), en la que se celebra una romería amenizada con juegos populares como el caliche (que consiste en lazar desde muy lejos piezas de disco, de unos cinco centímetros de diámetro, para acercarse o derribar un palito que sostiene vertical sobre el suelo las monedas en juego) o la cucaña, ventas de alimentos caseros y la rifa de un enorme cerdo. Asimismo, entre degustación de las acarameladas "bolicas de San Antón", del palmito (sabroso corazón de las palmeras) y del goloso "turrón de panizo", tiene lugar un concurso nacional único, el de LOS CHARLATANES: vendedores de cualquier producto promocionado tan sólo por medio de su persuasiva e infatigable palabra.

También en este marco y en estas fiestas se mantiene viva la tradición de nombrar "CABALLEROS DE LA ORDEN DE SAN ANTÓN", en religiosa ceremonia de caballeresco sabor medieval; son honrados con este galardón personas de mérito cuyo quehacer ha procurado ensalzar el nombre y realidad oriolana. Los primeros nombramientos tienen lugar en 1964, con motivo de conmemorar el cuatrocientos aniversario de la constitución en obispado de Orihuela.

 

 


 

 

SAN SEBASTIÁN:

Fiesta análoga a la de San Antón, aunque de menos eco, es la celebrada el 20 de enero en la plaza de San Sebastián. El santo es honrado en la iglesia del Monasterio de las religiosas agustinas. Rifase un borrego (o una borrega y alguna cría); la música de una banda ameniza la alegre concurrencia que compra en los puestos de bolas de caramelo, turrón de panizo o palmito. "Las mozas de la ciudad y la huerta -recoge F. Giménez Mateo- acuden a ellos para adquirir las "pesadas" para devolver a los mozos los obsequios que antes hicieron éstos en la romería de San Antón. Estos regalos suelen ser la firma y rúbrica de las promesas amorosas".

 

 


 

 

 

 

 

 

 

FERIA DEL GANADO:

Concedida por un Decreto Real de D. Alfonso X el Sabio, se celebra el 15 de Agosto. Durante 4 días la ciudad monta sus carpas y cientos de cabezas de ganado, sobre todo caballar, se dan cita en Orihuela. Concursos de ganado: Puras razas, Ponys, Caballos Cruzados, Mulos y otros, se realizan durante la feria.

De la misma manera se llevan a cabo espectáculos flamencos y de variedades en las cálidas noches del agosto mediterráneo.

 

 

 

 

 

 


 

 

FIESTAS PATRONALES.

VIRGEN DE MONSERRATE

La Virgen de Monserrate (Patrona de Orihuela desde 1633), se celebra el 8 de Septiembre.

La tradición cuenta que la imagen de Nuestra Señora de Monserrate, Patrona de Orihuela, fue esculpida por san Nicomedes y traída a Orihuela por san Trifón en los primeros tiempos del cristianismo; otra tradición dice que fue traída por Santiago Apóstol; otra versión dice que fueron los godos cristianos quienes la trajeron a principios del siglo VI y se le dio culto bajo la advocación de "Virgen de la Puerta".

En el año 713, cuando la invasión árabe, gracias al "Tratado de Capitulación del Rey Teodomiro al árabe "Abd al Aziz", los cristianos continuaron dándole culto, hasta que por los años 790 al 800, el árabe Abd al Rahman I abolió el privilegio y los cristianos, temiendo insolencias de los moros, ocultaron la imagen en una cueva de la montaña.

La noche del 16 al 17 de julio de 1242, por confidencias de la heroína "Armengola", los cristianos reconquistaron el castillo y la ciudad y, a los pocos días, el Infante D. Alfonso, hijo de Fernando III, completó la reconquista de la región.

Establecidos los cristianos en Orihuela, conocedores de la tradición transmitida por sus antepasados, buscaron durante casi 60 años la imagen escondida 450 años antes, hasta que en el año 1306, el tañido remoto y continuado de una campana se dejó oír durante tres noches consecutivas en un punto de la montaña al que acudieron los fieles y, cavando en aquel sitio, descubrieron la cueva en la que, debajo de una campana, apareció la imagen, sentada en una silla, con un niño en su mano derecha, que llevaba un pájaro entre sus dedos, lugar donde actualmente tiene la Virgen su Santuario.

Las circunstancias de su aparición dividió criterios de cómo había de llamarse, y la suerte dispuso que fuera MONSERRATE sinónimo de "monte aserrado", pero éste nombre provocó pleito con los Benedictinos del monasterio de Montserrat, que fue resuelto por Bula del Papa Sixto IV, de fecha 12 de Agosto de 1484 en favor de Orihuela.

La Sagrada imagen era de madera de olivo incorruptible, que medía 42 centímetros de altura. El año 1633 fue proclamada Patrona de Orihuela. El 23 de octubre de 1866 se eligió Patrona del Regimiento de Cazadores de Mallorca núm. 23. El 25 de Mayo de 1920 se coronó canónicamente. El año 1936, al estallar la guerra, civil fue quemada y al instaurarse la paz en 1939 se entronizó la actual imagen, copia exacta y antiquísima que se hallaba escondida.

Ésta es una fiesta en donde el fervor religioso es significativo, por lo que la programación de actos se sustenta en la Romería y Procesión de la Patrona. Además, se programan espectáculos culturales en la calle: Encuentro internacional de Folklore "Virgen de Monserrate", Serenata a la Virgen, coheterías y gran castillo de fuegos artificiales.

Este es el enlace a la página web de la Cofradía de la Virgen de Monserrate:

 

Cofradía Virgen de Monserrate (www.cofradiavirgendemonserrate.es)

 

 


 

 

 

 

   _____________________

url:  www.enorihuela.com