Carne de yugo, ha nacido
más humillado que bello,
con el cuello perseguido
por el yugo para el cuello...

Miguel Hernández

 

 


 

 

La mayor parte del patrimonio de la ciudad se encuentra en el llamado Casco Histórico de la ciudad. El Casco histórico de la ciudad fue declarado Conjunto Histórico Artístico en el año 1969, siendo uno de los primeros en ser declarado en España.

Conserva multitud de monumentos, cinco de ellos declarados Monumentos Nacionales, y otros declarados como Bien de Interés Cultural (B.I.C.), así como multitud de edificios eclesiásticos y civiles. Entre los que se intercalan: Iglesias, monasterios, conventos, ermitas o palacios, palacetes y casas burguesas de diversos siglos.

 

 


 

 

   COLEGIO E IGLESIA DE SANTO DOMINGO

 

Este pequeño Escorial del Levante, de unos 120 metros de longitud (el edificio de mayores proporciones que existe en la Comunidad Valenciana, de más de 18.000 metros cuadrados), presenta un aspecto macizo en su fachada, de tres pisos, por sus grandes sillares caleños (de cantería) con un severo efecto monótono (plano y rectilíneo), donde se suceden diversos estilos pasando por el Gótico, Renacimiento, Barroco y Rococó.

 

   

 

El Convento de Santo Domingo tiene su origen en la Ermita de Ntra. Sra. del Socorro donde se instalaron en 1512 los dominicos, fundándolo el Cardenal Loazes, quien creó el llamado Colegio del Patriarca de conformidad con su rango de Patriarca de Antioquía, donde tenían sede la Orden de Predicadores y la Universidad Pontificia y Real de Orihuela, en el año 1547. Él mismo ofreció la dirección de su colegio a la orden de predicadores, quienes la aceptaron muy gustosamente y que se construiría cercano a su convento en la ciudad creado por bula del Papa Julio II (1510) y privilegio del Rey Católico.

En 1552 el papa Julio III concedió por privilegio pontificio el rango de Universidad al Colegio. En el año 1569, el papa Pío IV otorgó el rango de Universidad pontificia por medio de bula papal dada en 1569. El rey Felipe IV por Real Cédula de 1646 concedió el título de Real a la Pontificia Universidad de Orihuela, declarándola Universidad Regia, Pública y General, la cual estuvo funcionando hasta su clausura definitiva en 1824. En la actualidad vuelve a ser sede Universitaria.

Las obras comenzaron en 1553 y concluyeron a mediados del siglo XVIII.

Las principales dependencias y elementos a destacar son:

 

LA FACHADA SUR O PRINCIPAL:

 

Con una marcada horizontalidad, interrumpida únicamente por las ventanas y las tres portadas de acceso:

 

     

 

Portada de la Iglesia: Obra de Juan de Inglés, terminada en 1561. Es de dos cuerpos con columnas corintias rematadas en un frontón.

Portada del Convento: Consta de tres cuerpos en los que se suceden los tres órdenes clásicos.

Portada de la Universidad: Gran portada barroca de principios del siglo XVIII, construida por Pedro Juan Codoñer. La forman dos cuerpos rematados por la figura alegórica de la Sabiduría.

 

   

 

EL CLAUSTRO DEL CONVENTO:

De estilo renacentista, se construyó a principios del siglo XVII. Su traza se debe a Agustín Bernardino. Lo constituyen dos cuerpos de arcos: en el inferior los arcos se apoyan sobre pilastras y en el superior sobre semicolumnas jónicas. Las galerías del cuerpo superior fueron cerradas en el XVIII.

 

   

 

 

 

La escalera de subida a las celdas (entre el claustro del convento y el de la universidad), es una atrevida pieza arquitectónica sostenida por los muros y sin apoyo en tierra. Su artístico techo de madera, con cúpula poligonal, mereció su reproducción en el Pueblo Español de Barcelona.

 

EL CLAUSTRO DE LA UNIVERSIDAD:

De estilo barroco, se construyó entre 1727 y 1737, según diseño de Francisco Raymundo. Es también de dos cuerpos de arcos de medio punto que se apoyan sobre columnas de orden compuesto y fuste liso. Tiene una profusa decoración heráldica en las enjutas de los arcos, entre otros se distinguen los escudos de España, Calatrava y de los papas.

 

 

 

EL REFECTORIO DEL ANTIGUO CONVENTO:

Es de planta rectangular cubierto de nervaduras góticas del siglo XVI. En él destaca sobre todo un zócalo de azulejería valenciana del siglo XVIII, considerado uno de los más importantes ejemplos de toda la Comunidad.

 

   

 

 

 

PUERTA DE LA SACRISTÍA:

Realizada por Juan Inglés en el último tercio del siglo XVI. Tienen un esquema de arco de triunfo sobre el que se apoya un templete.

 

 

 

 

LA IGLESIA:

Salvo la fachada, es del siglo XVII. Fue trazada por Pedro Quintana. Es de nave única con bóveda de medio cañón, capillas entre los contrafuertes, con crucero y cúpula en la unión de este con la nave. La exuberante decoración interior corresponde a finales del siglo XVII y principios del XVIII.

Bartolomé Albert pintó y doró las bóvedas que impresionan ante la eclosión de color del interior. Conserva obras de Antonio de Villanueva, Camacho Felices, Bartolomé Albert, Nicolás Borrás, etc.

 

   
         

EL ÓRGANO:

Posee un órgano que empezó a construirse a finales del siglo XVII y que fue estrenado en 1701. Tiene una caja de estilo barroco de factura muy cuidada y bella, siendo un ejemplo maravilloso de la talla en el Reino de Valencia.

         

 

 

LA TORRE:

Es de planta cuadrada y está construida en ladrillo. Fue realizada a mediados del siglo XVIII, en sustitución del anterior campanario renacentista. Presenta decoración de ángeles, humanoides sobre aves y heráldica.

 

 
     
 

 

Fue declarado Monumento de las Bellas Artes por la reina Isabel II de España, conmutado por Monumento Nacional, teniendo en la actualidad la consideración de Bien de Interés Cultural del Patrimonio Español. En dicho Colegio se fundó la primera Biblioteca Pública Nacional de España (siglo XVI), actual Biblioteca Pública del Estado, Fernando de Loazes.

Actualmente este recinto monumental es un colegio concertado (Colegio Diocesano de Santo Domingo) que ofrece educación tanto primaria como secundaria, además del bachiller.

 

HORARIO: Martes a sábado de 10 a 13,30 h. y de 16 a 19 h.  Domingos y festivos de 10 a 14 h. Gratuito.

 

(Situado en la calle Adolfo Clavarana)

 

 


 

 

   CATEDRAL

 

La Catedral de Orihuela, Capital de la Diócesis, se levantó sobre la antigua mezquita Aljama.

En su inicio fue concebida como Iglesia Parroquial. En 1281, Alfonso X El Sabio la constituye principal. En 1413, el Papa Luna, Benedicto XIII, le otorga el rango de colegiata. En el año 1419, el Papa Martín V, lo confirma. En 1510, el Papa Julio II la elevó a catedral. En 1564, Pío IV y Felipe II conceden el Obispado, desmembración del de Cartagena, siendo su primer prelado el Obispo Gregorio Gallo (1566-1577). Sería consagrada en 1597 por el obispo José Esteve (1594-1603).

La Diócesis de Orihuela pasó a denominarse de "Orihuela-Alicante", elevando al mismo tiempo la Colegiata de San Nicolás a Concatedral, por bula de 9 de marzo de 1959 del Papa Juan XXIII.

La Catedral comienza a construirse a principios del siglo XIV en estilo gótico. Sabemos que en sus comienzos intervino un maestro de nombre Juan León, pero sin que sepamos el alcance de su obra y en que partes del templo trabajó.

 

 

De planta rectangular, tres naves de similar altura y cuatro tramos, capillas entre los contrafuertes y girola. La cabecera es plana, aunque se le han añadido diversas dependencias que desfiguran un tanto la misma. La cubierta es de trespoles (terrazas) y al exterior predominan las superficies lisas con escasos huecos que dan al conjunto un aspecto compacto. No es un templo muy grande, y más si consideramos que ostenta el titulo de Catedral.

Su planta es de cruz latina con brazo de crucero que no sobresale al exterior. Es de tres naves con capillas entre los contrafuertes. La nave central es ligeramente superior a las laterales por lo que los ventanales son de pequeño tamaño. Su deficiente luminosidad y la escasa importancia concedida a los arbotantes, hace que los exteriores sean macizos y faltos de ligereza, aún así tiene bellísimas proporciones.

En la catedral pueden diferenciarse cuatro grandes fases constructivas y estilísticas, las dos primeras en estilo gótico singular levantino, seguida de otra renacentista y la última ya en estilo barroco: torres y naves al pie de la iglesia (fines del siglo XIII-mediados del XIV); crucero, cabecera con altar mayor, girola y antigua aula Capitular (mediados del siglo XV-principios del siglo XVI); Portada de la Anunciación y capillas junto a la torre (segunda mitad del siglo XVI); Capilla de la Comunión y sacristía (siglo XVIII). Es de destacar la reforma del crucero del siglo XVI, realizada por Pere Compte.

El interior se cubre con bóvedas de crucería simple y al exterior mediante terrazas. La iluminación es escasa, resolviéndose esta por el rosetón situado en la fachada de los pies del templo y las pequeñas ventanas situadas en la parte alta de la nave central. Las bóvedas apoyan en columnas adosadas a pilastras elevadas sobre un basamento y en las claves de las bóvedas podemos ver esculpidos tanto los escudos de la barras de Aragón como el del rey Pedro IV el Ceremonioso (1336-1387).

 

 

 

LAS TRES PUERTAS:

La Puerta de las Cadenas.

Del siglo XIV, situada a los pies de la Catedral, en su fachada oeste. Portada abocinada, formada por seis arcos apuntados, con decoración geométrica, el arco interior polibulado es de influencia mudéjar. No tiene tímpano ni parteluz y su escasa decoración se limita a los motivos geométricos. Los arcos apoyan en cinco columnas de fuste liso adosadas al muro y que descansan sobre un zócalo. El arco más interior apoya directamente sobre una pilastra. Los capiteles-imposta de las columnas disponen de decoración figurativa zoomórfica.

En su lado derecho un gablete gótico queda un tanto solitario, ya que seguramente el situado a la izquierda desapareció al construirse la torre campanario.

Recibe el nombre de Portada de las cadenas, porque en su parte delantera encontramos unos pilones unidos por cadenas y que configuran un espacio por delante de la puerta. Quien rebasaba estas cadenas escapaban de la jurisdicción civil y se acogían a la protección de la iglesia, tenían por tanto lo que se llamaba derecho de asilo en sagrado.

La Puerta de Loreto o de los músicos.

De mediados del siglo XV. Situada en la fachada sur. De estilo gótico arcaizante tardío, dispuso de parteluz hasta 1580 (siglo XVI) en que fue sustituido por un arco carpanel y su tímpano se decoró con casetones. Destaca la decoración escultórica de las arquivoltas, a base de ángeles cantores y músicos.

La Puerta de la Anunciación.

Antiguamente conocida como Puerta del Perdón, siglo XVI. Fachada norte. Al igual que las capillas septentrionales es obra renacentista en su fase de plateresco. Fue terminada en 1588 por Juan Inglés (Anglés). Tiene una disposición arquitectónica en forma de arco de triunfo formado por un arco de medio punto. En la cornisa de lo que se supone el arco se encuentran a un lado el arcángel san Gabriel, y al otro la Virgen María, en el centro del arco de medio punto a Cristo Niño. El entablamento se sostiene por dobles columnas con capitel corintio y fustes estriados en la parte superior y liso en la inferior. Entre los intercolumnios unas hornacinas que en la actualidad se encuentran vacías. En la parte superior un friso decorado con motivos geométricos.

La existencia de unos pequeños zócalos sobre el friso superior, nos indica claramente que la portada quedó sin acabar y no se llegó a construir un segundo cuerpo.

 

   

 

EL ALTAR MAYOR:

Situado en el crucero de la Catedral, se cierra mediante rejas góticas por sus cuatro lados, a excepción de la frontal que es renacentista La reja frontal es de hierro forjado y dorada al fuego. Es obra de Estebán y Andrés Savanian (franceses), realizada en Cartagena en 1549 (siglo XVI), según diseño de Jerónimo Quijano. En el centro un gran medallón con una escena de la Anunciación. En la parte superior Adán y Eva en el paraíso. Sobre la cornisa superior los cuatro profetas mayores (Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel). En lo alto el Crucificado y a sus pies dos alas imperiales que quiere representar la universalidad de la redención.

El crucero es el resultado de una reforma efectuada a principios del siglo XVI por Pere Compte. Con esta reforma se consiguió crear un espacio transversal en forma de nave, que le dio el aspecto de un crucero. La capilla Mayor de planta poligonal irregular se cubre con bóveda estrellada.

A cada lado de la nave central se levanta un púlpito ricamente labrado y dorado.

En el siglo XIX la capilla Mayor fue reformada siguiendo un estilo neoclásico, pero en 1942 y como consecuencia de los daños sufridos durante la Guerra Civil, la Capilla Mayor fue nuevamente reformada devolviendo su original estilo gótico que es el que ahora podemos contemplar.

 

     

 

EL CLAUSTRO:

Restaurado en el Renacimiento con arcos carpaneles, situado en el extremo de la cabecera. De planta cuadrangular, dispone de dos pisos y procede del desaparecido Convento de la Merced. Fue trasladado a este lugar en 1942 donde se encontraba el antiguo cementerio. El claustro está fechado en 1377 (siglo XIV), aunque fue reformado en 1560 en pleno renacimiento sustituyéndose sus arcos y columnas originales. Las obras de reforma fueron llevadas a cabo por Hernando Veliz.

El claustro tiene dos de sus pandas o naves abiertas a la calle, y desde este lugar y a través de un largo pasillo se puede acceder al interior del templo pasando por la sacristía. Para ello existen sendas entradas en cada una de las pandas. En el centro del patio encontramos una cruz gótica de las llamadas de término.

 

 

 

Las capillas de la catedral son un notable muestrario pictórico con algunas obras de gran valor artístico. Destaca el retablo de Santa Catalina (siglo XV) y en la capilla de Santa Bárbara el cuadro de la Virgen del Pópulo, obra de influencia italiana del siglo XVI.

 

CAPILLA DEL ROSARIO:

El Retablo de la Capilla del Rosario fue proyectado por Bartolomé Perales y concluido por su hijo Antonio. De estructura de madera, presenta una gran calle central que acoge a la Virgen y calles laterales de menor tamaño con relieves que muestran los misterios del Rosario. El ático exhibe, como era habitual, un Crucificado de gran tamaño que se sitúa entre la Virgen y San Juan, mientras que San Pedro y San Pablo flanquean la escena que se completa con las esculturas de los apóstoles en los ejes exteriores de la capilla.

 

 

 

CAPILLA DE LA COMUNIÓN O DE LA EUCARISTIA:

Es la capilla más grande de todo el templo. Erigida bajo el mandato del obispo Juan Elías Gómez de Terán (1738-1759) en el siglo XVIII en estilo neoclásico. La dirección de las obras fue de Cristóbal Sánchez entre 1745 y 1747. Con forma ovalada, dispone de tres altares: el mayor en la cabecera dedicado al Santísimo Sacramento, y dos laterales dedicados a la Virgen del Pilar y a las Almas del Purgatorio. En este último encontramos un lienzo de 1942 del pintor Eduardo Vicente sobre el tema bajo cuya advocación se encuentra el altar. En la capilla encontramos un busto de la Dolorosa de Francisco Salzillo (1707-1783).

En el Altar Mayor encontramos el sagrario neoclásico del siglo XVIII con una cruz de plata realizada en el taller de Miguel de Vera en el siglo XVI.

Se cubre la capilla por una cúpula ovalada de media naranja sobre tambor. La capilla se cierre mediante una reja de 1495 (siglo XV) de estilo gótico, realizada por el oriolano Pedro Moreno según traza del murciano Antonio Vivancos.

En el interior encontramos el sepulcro del obispo Antonio Sánchez de Castellar (1679-1700), mientras que en la pequeña sala que le precede encontramos el sepulcro de don Miguel Molsos, paborde de la Colegiata en 1435. En ella podemos ver la imagen orante del clérigo en el interior de una hornacina.

 

     

 

EL CORO:

Situado frente al Altar Mayor en el centro de la nave central y separado de este por la vía sacra, se encuentra el coro; formado por 45 asientos más el asiento del Obispo. Obra del valenciano Juan Bautista Borja (nacido en 1692) y de Tomás Lloréns, realizado en madera de nogal entre 1716 y 1718 (siglo XVIII). En el centro un atril gótico fechado en el siglo XV.

El coro ocupa los dos tramos más próximos a los pies, se encuentra cerrado por una reja plateresca que apoya en un zócalo de piedra con relieves de cabezas humanas. En el frontal de la reja el escudo imperial de Carlos V. La reja se decora con ocho medallones y dos púlpitos de forja. La obra de 1547 (siglo XVI) está realizada en hierro forjado y dorado al fuego por Jerónimo Quijano y los franceses Estebán y Andrés Savanian.

La iconografía del coro se corresponde milimétricamente con las imágenes sacadas de la Biblia de Lyon, modelo de la que partieron los escultores para labrar los asientos del coro.

 

   

 

EL ÓRGANO:

El gran órgano barroco, transformado en romántico. Nicolás de Salanova y Martín de Userralade, Valencia, 1733. Tiene más de 72 registros, cadereta y gran trompetería de batalla. En el cúspide, el escudo cuatribarrado de la Corona de Aragón. Magnífica cubierta de talla y oro fino. Todos los tubos son de estaño.

 

 

 

LA SACRISTÍA:

Está situada en el lado del evangelio, tiene planta hexagonal y mobiliario del siglo XVIII. Realizado en madera de nogal por el escultor murciano José Ganga en 1732. En ella se guarda en un armario realizado entre 1732 y 1734, las reliquias de la Catedral. Entre ellas podemos encontrar diversas piezas de orfebrería de artífices como Miguel de Vera o Hércules Gargano que albergan reliquias de santos como San Pedro, San Vicente Ferrer, San Victor, Santa Severa, Santa Florinda y San Ceferino entre otros.

Para acceder a ella hay que pasar antes por la antesacristía donde encontramos una pila barroca del siglo XVIII realizada en mármol rojo. En ella encontramos además dos lienzos, uno de ellos representando a San Cristóbal fechado en 1641 (siglo XVII) y otro a la Inmaculada.

En la sacristía está la rueda de campanas y junto a ella la campana de salida a misa.

 

   

 

LA TORRE:

La torre campanario construida entre finales del siglo XIII y mediados del XIV, es un prisma de planta cuadrada de 7 metros de lado y 28 metros de altura, con lo que se manifiesta el sistema de relaciones de la "medida cierta" (coinciden el perímetro en planta y la altura). Consta de cuatro cuerpos separados por molduras que recorre todo el contorno. Las salas interiores se cubren con bóvedas de crucería apeadas en mensulas.

Las mensulas que decoran la primera y segunda planta son muy sencillas, mientras que las de la tercera y cuarta planta representan escenas antropomórficas.

 

   

 

Por el interior corre una escalera de caracol de dos tramos. El primer tramo une los tres primeros pisos y el segundo tramo el cuarto piso con la terraza. La escalera se remata por una bóveda vaída, en la cual podemos encontrar una cenefa con una inscripción realizada en el siglo XIV y que dice: "L'any de Mil CCC Noranta e u per la gracia de Deu".

 

 

 

Sus salas han sido utilizadas entre otras funciones como cuarto de la cera y prisión episcopal. A destacar que en las claves de la bóveda del primero piso figura esculpido el escudo del obispo de Cartagena, diócesis a la que pertenecía en el momento de construcción de la torre.

En el siglo XVIII se decoró la torre con pináculos en la parte superior. Sobre la terraza un templete cuadrado con una pequeña cúpula decorada con tejas vidriadas de color verde, y que vino a sustituir otro de época medieval. También de esta fecha es la colocación del reloj con el balcón saliente de madera.

Existe un reloj monumental, del tipo "de herrero", que ha sido conservado en la torre tras la restauración del inmueble. Lleva pintada la fecha "FRANCISCO SERRANO AÑO 1875" correspondiendo sin duda a una reparación.

Hay una matraca en forma de doble rueda con aspa, con 3 mazos en cada una de las cuatro partes del aspa.

 

   

 

Por la disposición del tercer y cuarto cuerpo, se sabe que originalmente las campanas se alojaban en la tercera planta y que posteriormente se colocarían en la cuarta, de donde se deduce que en la torre campanario hubo dos fases constructivas diferentes.

 

 

El Monumento fue declarado Bien de Interés Cultural del patrimonio histórico español.

 

(Situada en la calle Ramón y Cajal "calle Mayor")

 

 


 

 

   PALACIO EPISCOPAL

 

El palacio Episcopal, es actualmente el Museo Diocesano de Arte Sacro. Se alzó el palacio en el solar del antiguo Hospital del Corpus, en funcionamiento desde el siglo XIV. En 1558 se habilitó como residencia episcopal, remodelada en 1732. Su fachada barroca denuncia influencias francesas; apenas se nos regala ornamentación alguna, salvo el encuadramiento de vanos y heráldicas del obispo Flores Osorio, durante cuyo pontificado (1733) se termina.

 

     

 

Este palacio barroco rompe con el esquema usual de los palacios dieciochescos de la ciudad. El edificio es de planta rectangular con fachada barroca del siglo XVIII con escasa decoración, únicamente presente en la puerta principal y en la parte superior de los vanos de las ventanas.

La fachada del edificio se puede dividir en tres tramos. El primero es el de la capilla del Loreto, que acoge en la planta baja dicha capilla dependiente de la Catedral, y en su planta alta se acogía la anterior fábrica de cera de la Cofradía del Loreto. El edificio fue reformado totalmente y en la actualidad acoge la capilla privada del Obispo, obra barroca decorada con molduras y pilastras con capiteles compuestos.

 

 

 

La segunda parte es la que se corresponde con la construcción del Obispo Flores Osorio. El edificio fue levantado en el siglo XVIII aprovechando algunos elementos anteriores como la escalera de mármol rojo cubierta por una cúpula renacentista. La decoración en la fachada sigue el esquema de los palacios barrocos del siglo XVIII, reduciéndose la decoración a los vanos (ventanas y puerta) siendo muy profusa en la portada, en cuyo dintel campea el escudo del Obispo Constructor. A la izquierda, entre la portada principal y la de la Capilla del Loreto, hay una pequeña portada renacentista, portada de la Curia, cuya única decoración se reduce al escudo del Obispo Almeida de Cartagena (siglo XVI). Dicha portada da acceso a un patio cuadrado con una escalera en piedra que se abre a su vez en dos. Destaca la rejería del edificio y la balconada, decorada con azulejería valenciana del siglo XVIII.

El tercer tramo se conoce como Palacio de Campo Salinas, por estar entre el Palacio Episcopal y el de los Condes de Campo Salinas. Es una construcción del siglo XVIII, exenta de toda decoración salvo en la rejería, obra de forja del siglo XVIII que reproduce los modelos de la rejería de la Iglesia de Santiago en su capilla de la Comunión.

 

   

 

En el interior posee un pequeño pero bello claustro de dos cuerpos de estilo barroco clasicista con grandes pilastras. Los ventanales de la planta noble están decorados con líneas a modo de frontón y de modo muy profuso. En el sobreclaustro se conservaban los retratos de todos los obispos de Orihuela.

En su interior destacan: la escalera de mármol rojo renacentista, con barandal de forja y cubierta por una cúpula; el salón del trono y el salón amarillo, donde merece ser admirados sus artesonado y lienzos antiguos anteriores incluso al siglo XVII.

 

 

 

Destaca a su vez la Capilla del Obispo, y varias estancias decoradas con viguería de madera.

Fue restaurado desde 1999 hasta 2003.

La Diócesis de Orihuela pasó a denominarse de "Orihuela-Alicante", elevando al mismo tiempo la Colegial de San Nicolás a Concatedral, por bula de 9 de marzo de 1959 del Papa Juan XXIII.

El Monumento fue declarado Bien de Interés Cultural del patrimonio histórico español.

 

 

(Situado en la calle Ramón y Cajal "calle Mayor")

 

 

 


 

 

   IGLESIA DE LAS SANTAS JUSTA Y RUFINA

 

Es una obra gótica de los siglos XIV y XV, que sufrió importantes transformaciones durante el renacimiento (siglo XVI) y barroco (siglo XVIII). El templo es de una sola nave, de gran amplitud, con capillas laterales entre los contrafuertes, esquema típico del gótico catalán. Su cabecera es de estilo renacentista. En ella destaca una cúpula ligeramente apuntada que descansa sobre pechinas y tambor. Está decorada con casetones almohadillados.

 

 

 

 

 

El edificio posee una imponente torre campanario gótico decorado por todo el con pináculos y una bellísima bóveda de crucería en el cuerpo de campanas. La Torre es uno de los elementos más antiguos de la iglesia, es de planta cuadrada con contrafuertes acanalados, en ella destacan las gárgolas, de gran calidad escultórica. Junto con el Miquelet de la Catedral de valencia son los únicos campanarios góticos de esta tipología en la Comunidad Valenciana. El mismo posee un importante conjunto de campanas, en su mayor parte de los siglos XVII al siglo XIX, además de una de las piezas de relojería más antiguas de España y el más antiguo de la Comunidad Valenciana, datado en el siglo XIV.

 

   

 

El presbiterio es de planta cuadrada con gran cúpula sobre pechinas, decoradas con lienzos de Bartolomé Albert. El mismo fue diseñado en estilo renacentista siguiendo las pautas herrerianas por el francés Agustín de Bernaldino, decorando las bóvedas, muros y cúpula con casetones. Poseía un impresionante retablo mayor que fue quemado durante la Guerra Civil Española, junto con gran parte de las capillas y mobiliario del templo.

La Sacristía fue diseñada por el arquitecto castellonense Jaime Bort y Meliá también en el siglo XVIII. El mobiliario es del gran tallista barroco José de Ganga. Además posee la sacristía una fuente realizada en mármoles del siglo XVIII.

 

El templo posee dos portadas:

Portada lateral o del Evangelio:

Se abre en el lado del Evangelio del templo. Es de estilo renacentista cuyo diseño se le atribuye al arquitecto Juan Inglés o Anglés y que reproduce el estilo de portada de arco del triunfo que él mismo difundió por la ciudad desde que llegara de Tortosa.

Consta de dos cuerpos: el inferior lo componen el arco de ingreso de medio punto franqueado por dos columnas de orden compuesto y cuatro hornacinas, y el superior dos hornacinas rematadas en un frontón.

 

 

Portada principal:

También llamada de las gradas. Es obra de estilo barroco, realizada en 1753 por el arquitecto lorquino Antonio Villanueva, inspirándose al parecer en la catedral de Murcia, observándose para esta obra una gran influencia del maestro Jaime Bort, que estuvo trabajando en el mismo templo poco antes. Las obras las ejecutó Cristóbal Sánchez hasta el año 1766 en que quedaron paralizadas. Nos encontramos con un típico ejemplo de fachada borrominesca, con una serie de entrantes y salientes por medio de curvas, lo que da una gran movilidad al conjunto y produce un gran contraste de luces y sombras. La parte superior de la portada está decorada con un medallón de las santas titulares de estilo berniniesco. A los lados de la misma se iban a disponer otros dos, pero finalmente la obra quedó inacabada.

 

 

 

También obra barroca es la Capilla de la Comunión, de planta y cúpula elípticas.

 

 

 

Otros elementos destacables son:

El órgano neoclásico del siglo XVIII, poseía unas puertas pintadas, que actualmente se encuentran en el Castillo de Santa Bárbara de Alicante.

 

   

 

La pila bautismal, obra de Juan Bautista Borja (1719-1721), en la que destaca la tapadera con motivos iconográficos de la Jerusalén Bíblica y el Bautismo de Cristo.

 

   

 

 

 

De entre el patrimonio mueble del edificio destacan el retablo de la Capilla de la Comunión del siglo XVIII y el de la Capilla de San Antonio (siglo XVIII) obra este último de José Caro. Así mismo destacan la imagen de la Virgen del Rosario obra gótica del siglo XIV, la urna del monumento, obra de Antoine Dupar (principios del siglo XVIII) y diversos cuadros que decoran el templo obra de Joaquín Campos (siglo XVIII) como "el Buen Pastor".

El templo posee un importante conjunto de orfebrería en gran parte de factura barroca, neoclasicista y academicista.

El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural.

 

HORARIO: Martes a viernes de 10 a 13,30 h. y de 16 a 19 h.  Domingos y festivos de 10 a 14 h. Gratuito.

 

(Situada en la calle Santa Justa)

 

 


 

 

   IGLESIA DE SANTIAGO

 

Es una obra gótica del siglo XV con cabecera renacentista y una importante capilla lateral barroca.

 

 
     
 

 

La iglesia es de nave única con capillas laterales entre los contrafuertes, al igual que otros templos de la ciudad del gótico catalán. El templo posee dos portadas. La fachada principal es de estilo gótico isabelino. Consta de un arco apuntado y abocinado con arquivoltas de decoración vegetal, parteluz con la imagen de Santiago y tímpano con los emblemas de los Reyes Católicos; todo ello enmarcado por un alfíz con un friso de arquerías ciegas en su parte superior. El tímpano poseería decoración pero en el siglo XV sería retirado para poner los escudos de armas de los Reyes Católicos.

 

   

 

La Capilla Mayor de estilo renacentista se construyó entre 1549 y 1609, según traza de Jerónimo Quijano, aunque en la dirección de los trabajos participaron otros maestros como Alamiquez, Inglés, Bernardino y Torregrosa. Fue concebida como un módulo autónomo separado del resto de la nave por una estructura en forma de arco de triunfo. La planta del presbiterio es elíptica con bóveda descentrada siguiendo los trabajos que empezó Jerónimo Quijano cuando trabajó en la Catedral de Jaén con Vandelvira como arquitecto oficial de la Diócesis de Cartagena. El elemento más original lo constituye la cúpula de base cuadrada, con arcos a modo de tirantes y decoración de casetones. La Capilla Mayor está presidida por un tabernáculo realizado en mármoles de diversos colores y diseñado por el italiano Bernardino Rippa, quien diseñó también el púlpito o cátedra del Espiritu Santo.

La Sacristía forma una unidad con la Capilla Mayor, es de planta octogonal y está cubierta con cúpula y linterna.

 

   

 

Un añadido del siglo XVIII, lo constituye la Capilla de la Comunión. El obispo Juan Elías Gómez de Terán contrapone Capilla de la Comunión de estilo Neoclásico, presidida por un impresionante retablo de estilo Barroco, de grandes dimensiones, dedicado a Francisco de Paula con tabernáculo tallado en madera y dorado, todo ello del siglo XVIII. Posee cúpula sobre pechinas, decoradas estas por cuatro lienzos de Antonio Villanueva. Los temas escultóricos del tímpano y la hornacina superior hacen referencia a temas alegóricos de la Fe y la Eucaristía. La capilla posee portada barroca del siglo XVIII, concebida como retablo de dos cuerpos. Esta portada influyó muchas de las que se construyeron posteriormente en el resto de la diócesis de Orihuela (ejemplo Monasterio Santa Faz de Alicante).

 

 

El tabernáculo y el púlpito son obra barroca del siglo XVIII, realizados por Bernardino Ripa.

 

 

Merecen así mismo destacarse la importancia, como pieza única en toda España y en el mundo, del órgano del siglo XVIII, obra de J. Castell y José Rocamora, por su diseño como órgano - transparente que a determinadas horas del día iluminaba a través de su óculo superior la capilla que tenía justo enfrente, el actual altar de la Virgen de los Dolores, que en el siglo XVIII estaba dedicada a la Inmaculada Concepción, en especial a la hora del Ángelus. Fue decorado con talla y esculturas de ángeles músicos. Se encuentra totalmente dorado menos los ángeles y las puertas que son dos tablas que representan a Santa Cecilia y el rey David.

El diseño de este excepcional órgano sigue los modelos austriacos y es único en toda España. Posiblemente estas semejanzas con Austria puede derivar del apoyo y la relación de Orihuela con el Archiduque Carlos durante la Guerra de Sucesión española.

 

 

Es firme tradición asegurar que, en 1488, Fernando el Católico celebró Cortes en este recinto (iniciadas en Valencia), en las que, por obtener dinero y hombres voluntarios para la conquista de Granada, confirmó los fueros valencianos y estableció otros nuevos que fueron, en efecto, promulgados en la iglesia del Salvador y Santa María, la actual Catedral.

 

De gran importancia es el patrimonio mueble del templo, compuesto por numerosos retablos del siglo XVIII como el de la Sagrada familia, el de la Sagrada Familia de la Virgen, el de la Inmaculada o el de la Virgen de los Dolores (actualmente del Cristo del Consuelo) todos ellos dorados y decorado este último con siete lienzos de Antonio Llopis (siglo XVIII).

También hay que destacar el grupo escultórico de la Capilla de San José del escultor murciano Francisco Salzillo.

 

SAGRADA FAMILIA
1765 - 1766
Iglesia Parroquial de Santiago (Orihuela)
Altura 123 cms. Peana 133 x 89 cms.
Madera policromada y estofada

 

Se trata de uno de los grupos escultóricos más bellos realizados por Salzillo, que pertenece a su mejor época.

Gracias a los documentos conocidos sobre su construcción sabemos que las imágenes se debían realizar en conformidad con un dibujo previo, y que además se presta gran atención a la policromía, cuando se especifica que sus ropas han de ir doradas y estofadas, fingiendo en ellas un tisú primoroso".

También son del mismo autor los Santos Dominicos.

De entre las esculturas del templo destaca el Apostolado del Presbiterio obra del Genial José Puchol Rubio del siglo XVIII, el Cristo del Consuelo de este mismo autor, y el Cristo Crucificado de la sacristía y la Inmaculada, obra ambos del valenciano José Esteve y Bonet.

El templo posee una importante colección de pintura que decoran todo el templo con obras de la escuela de Vicente López, de Antonio Villanueva, etc. que tiene cronología desde el siglo XVII hasta el XIX. A su vez posee una importante colección de orfebrería con piezas desde el gótico hasta el siglo XIX, destacando el Cáliz Magno regalado por la Orden de Santiago, el Cáliz del Rey regalado por Felipe III en 1603, la custodia grande obra del siglo XVIII, y el templete de la custodia procesional, obra neogótica.

Fue declarado Bien de Interés Cultural.

 

HORARIO: Martes a viernes de 10 a 14 h. y de 16 a 19 h.  Domingos y festivos de 10 a 14 h. Gratuito.

 

(Situada en la calle Francisco Die, plaza de Santiago)

 

 


 

 

 

 

 

   _____________________

url:  www.enorihuela.com